Amanecerá y veremos

viernes, 21 de diciembre de 2012


El boom del 21 de diciembre, 2012, permitió una cantidad de “manifestaciones” descabelladas y absurdas  que se convirtió, quizás, en uno de los temas más comentados de la historia. Surgieron gran cantidad de expertos y estudiosos de la civilización maya pero especialmente de sus exactos calendarios; los agoreros y falsos profetas de todas las pelambres se aprovecharon  para manipular a los incautos y motivar sentimientos de temor; los medios de comunicación haciendo uso de la libre expresión y el derecho que todos tenemos de ser bien informados, lo vieron como una gran oportunidad de echar “algo” a su propio costal.

También estuvieron los que anunciaron, no una destrucción del mundo, sino un cambio de era, un “nuevo amanecer”, un momento mágico en el que todas las conciencias se unirán para demostrar “lo bueno del hombre”, lo mejor que tenemos para lograr un mundo mejor. Y de verdad creyeron que el amanecer del día 21 les mostraría un sol diferente que les daría nuevas conciencias, paz, amor, armonía, seguridad.

Pero, ya amaneció el 21 de diciembre del 2012, y a los falsos profetas se les vinieron los andamios encima, algunos todavía esperando en una montaña o en un pequeño pueblo en tal o cual localidad, que los polos se inviertan y venga la destrucción. Seguramente planeando cómo justificar todas sus patrañas con las que trataron de engañar a miles. Sin embargo, muchos seguirán creyendo los vaticinios de hombres que se creen Dios.

Amanecerá y veremos cuanto le dura a muchas de las personas que han creído acerca del cambio de mente y actitudes, solo porque un calendario hecho por hombres dice que todo comienza de nuevo.  ¿Será que de hoy en adelante los corruptos cambiarán y devolverán todo lo que se han robado? ¿Será que ya no mentiremos o mentiremos menos? ¿Será que el infiel le confesará a su cónyuge la infidelidad y no lo hará más?

¡Qué importante es que todos volvamos la vista y el corazón a Dios! Y desechemos de una vez para siempre el creer que los hombres no le necesitamos y que solos podemos vivir, no solo en paz entre nosotros, sino en paz con él. En su Palabra encontramos todo lo que necesitamos, ella sí nos enseña lo que sucederá con nuestro mundo con toda exactitud, sus profecías se han cumplido y seguirán cumpliendo paso a paso de acuerdo como Dios lo ha determinado.

También nos enseña que solo cuando Jesucristo vive en cada vida, podemos tener el cambio verdadero porque nos hace una nueva criatura, y nos capacita para tener la relación espiritual, intima y personal  con Dios que todos necesitamos. Entonces sí hay un nuevo amanecer, hay una nueva vida que es la que Dios siempre ha querido para toda la humanidad.

Con la tecnología de Blogger.