El dogging

lunes, 29 de abril de 2013


¿Sabe Ud. que es el “dogging”? Personalmente reconozco que hasta hace poco me acabo de enterar de la palabra y lo que significa. Realmente la palabra surge de una práctica que comenzó en los años 70 en Gran Bretaña, donde algunas personas comenzaron a tener sexo al aire libre y otros eran motivados a espiar. Generalmente a esto se le ha llamado siempre vouyerismo y exhibicionismo y en la mayoría de países es una práctica prohibida.
Ahora utilizan más el término “dogging” y se podría definir como “espiar a una pareja practicando sexo” en un vehículo o en cualquier otro lugar público. Sin embargo, el dogging va más allá que expiar porque los que espían también pueden participar, entonces se unen al “juego” todos los que deseen, haciendo lo que deseen con el que sea. Y desde luego se utiliza internet para fijar lugar, fecha y hora, que generalmente son lugares apartados, un bosque, un parqueo o una playa.
Para muchos esto es una “nueva tendencia”, un liberarse de los tabúes de sociedades conservadoras, es ser más actualizado, de mente más abierta; y otros dirán: “es saber vivir la vida de verdad”. Alguien más podría decir “Esto es solo para países civilizados con una educación muy superior a la de la mayoría”.
¿Civilizado? ¿Educado? ¿No será más bien una práctica tomada del reino animal, en donde no existe educación y civilización? Y por eso el término en inglés hace alusión a los perros que andan realizando su acoplamiento sexual en cualquier lugar solo porque tienen que satisfacer su instinto animal. Lo más triste es que esto continuará siendo la tendencia hacia el futuro, como está sucediendo con el homosexualismo, hasta que todos lo verán como “normal”, “natural”, entonces no solo en lugares alejados se podrá ver el “espectáculo” sino en cualquier parque o lugar de la ciudad.
Pero definitivamente no es normal, no es natural, no es civilizado o educado, en la Biblia Dios sencillamente lo llama pecado, y una marca, eso sí natural, de todo el que lo rechaza y quiere vivir alejado de sus enseñanzas, creyendo que es un dios que puede hacer todo lo que se le venga en gana (Lea Romanos 1.18-32, la Biblia).

Las frases de Francisco

viernes, 5 de abril de 2013


Como el nombramiento de un nuevo jefe de la iglesia católica ha dado tanto de que hablar y comentar, pues nuevamente hago referencia al tema. Me ha llamado la atención algunas de las frases que “Francisco” ha lanzado al viento, porque creo que se merecen de alguna reflexión comparando sus palabras con lo que enseña la Palabra de Dios.

“Uno de los títulos del Obispo de Roma es “Pontífice”, es decir, el que construye puentes, con Dios y entre los hombres” (Francisco).

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo Hombre” (La Biblia, 1 Tim. 2.5).

« Deseo construir puentes entre todos los hombres, de modo que cada uno pueda encontrar en el otro no un enemigo, no un contendiente, sino un hermano para acogerlo y abrazarlo». (Francisco).

“Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación,  aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz,  y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo matando en ella las enemistades” (La Biblia, hablando de Jesucristo Ef. 2.14-16).

«…importante intensificar el diálogo entre las distintas religiones, creo que en primer lugar con el Islam», … «he apreciado mucho la presencia, durante la Misa de inicio de mi ministerio, de tantas autoridades civiles y religiosas del mundo islámico»… «…intensificar la relación con los no creyentes, para que nunca prevalezcan las diferencias que separan y laceran, sino que, no obstante la diversidad, predomine el deseo de construir lazos verdaderos de amistad entre todos los pueblos». (Francisco)

Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado” (Jesucristo, Juan 17.23)

“…hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error…” (La Biblia, Ef. 4.13-14). 

Definitivamente, no se trata de un hombre, se trata de Jesucristo el Hijo de Dios.




Con la tecnología de Blogger.